PARED DE CAL

Esta nueva colección de la firma nos invita a reflexionar entre la dualidad del bien y el mal. Santa Teresa, quien consideraba Andalucía como la ciudad del pecado, consiguió separar a monjes y a monjas a través de una pared de cal y canto, marcando los límites de lo pecaminoso y lo moralmente correcto. 

JUANA MARTIN FW00017